Sin categorizar

Cómo la pandemia ha infectado la industria del café en todo el mundo, escribí en una publicación de blog

Ha habido una nueva frase para describir nuestra vida diaria, la Nueva Normalidad. Afecta a todos los aspectos de nuestra vida, grandes y pequeños, incluida nuestra taza de café normal. Desde que el virus Covid-19 puso al mundo patas arriba, los funcionarios de todos los niveles han declarado encierros, viajes e inmigración restringidos, distanciamiento social requerido, desinfección de manos y máscaras. Las empresas han despedido a millones de trabajadores. Nadie se ha librado, desde marcas de café multinacionales hasta Costa Rica cosechando granos de café a mano.

Y los bares que sirven mucho café han cerrado. En China, el mayor consumidor de granos de café brasileño, han cerrado 2.000 tiendas Starbucks y las acciones de Starbucks han caído casi un 7 por ciento. El café ocupa el tercer lugar entre las bebidas más populares en todo el mundo, casi empatado con el agua y el té. La pandemia ha creado impactos devastadores en las economías de los principales productores de café, incluidos Brasil, Vietnam, Camboya, Indonesia y Etiopía. En particular, más de 40,000 lugares que sirven buen café cierran regularmente solo en los Estados Unidos. Además, muchos hoteles, restaurantes y cafés deben cerrar.

El futuro del café en Estados Unidos Las enormes pérdidas en la industria del café, sin precedentes desde la Gran Depresión, han dañado a los pequeños vendedores de café más que a las franquicias como Starbucks, que pueden recuperarse con el tiempo. Sin embargo, por el momento, un gran número de personas seguirá teniendo miedo de aventurarse en público. No hay garantía de que el público y todos esos miles y miles de vendedores de café, especialmente los cafés boutique más pequeños, se recuperen. Además, algunas ciudades han prohibido las prácticas habituales de asociación en grupos. Como resultado

Renovando estrategias de marketing innovadoras. Con la adversidad siempre viene la oportunidad y, en algunos casos, incluso sus propios competidores. La comunidad cafetera ha aprovechado la oportunidad de unirse como gente común y no como competidores, escribimos un artículo detallando específicamente cómo las compañías cafeteras han estado ayudando a sus comunidades durante estos tiempos inciertos. En particular, hay innumerables historias de cafeterías y empresas que hacen su parte para ayudar a otros. Esto es especialmente cierto cuando se trata de tecnología que se utiliza para potencialmente matar personas.